Revista Reicaz | Cine y Derecho
23162
page-template-default,page,page-id-23162,page-child,parent-pageid-22975,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Cine y Derecho

Testigo de cargo. Witness for the Prosecution Billy Wilder (1957)

Comentarios de José Manuel Aspas y Aspas. Abogado

CHRISTINE

That’s right. Remember when I
came to see you, and you said
that no jury would believe an
alibi given by a loving wife,
No matter how she swore
That her husband was innocent?
That gave me the idea.

SIR WILFRID

What idea?

CHRISTINE

The idea that I should be a witness,
not for my husband, but for the
prosecution – that I should swear
that Leonard was guilty – and
that you should expose me as a
vicious liar – because only then,
would they believe that Leonard
was innocent.

(From the Script of Witness for the Prosecution Scene 49, page 136).

Testigo de cargo

1. m. y f. Der. Testigo que depone en contra del procesado.

Diccionario de la Lengua Española, RAE.

Ficha técnica

 

Título original:

País y año:

Director:

Guionistas:

Fotografía:

Música:

Duración:

Idioma:

Productora:

Presupuesto:

Taquilla:

 

Witness for the Prosecution

USA. 1957

Billy Wilder

Billy Wilder, Harry Kurnitz y Larry Marcus

Rusell Harlan

Matty Malneck

116 m B/N

Inglés

United Artists

$ 3 millones

$ 9 millones (31.1.1960)

Ficha artística

 

ACTOR / ACTRIZ

 

PERSONAJE

 

Charles Laughton

Tyrone Power

Marlene Dietrich

Elsa Lanchester

John Willians

Ian Wolfe

NormaVarden

Francis Compton

Una O’Connor

Philip Tonge

Ruta Lee

Torin Thatcher

Henry Daniell

 

Sir Wilfried Robarts

Leonard Stephen Vole

Christine Vole/Helm

Miss Plimsoll

Brogan-Moore

Carter

Mrs. Emily Jane French

Mr. Justice Wainwright

Janet McKenzie

Inspector Hearne

Diana

Mr. Myers

Mayhew

Credited cast

Tyrone Power as Leonard Vole, the accused

Marlene Dietrich as Christine Vole/Helm, the accused’s wife

Charles Laughton as Sir Wilfrid Robarts Q.C., senior counsel for Vole

Elsa Lanchester as Miss Plimsoll, Sir Wilfrid’s private nurse

John Williams as Mr. Brogan-Moore, Sir Wilfrid’s junior counsel in the trial

Henry Daniell as Mr. Mayhew, Vole’s solicitor who instructs Sir Wilfrid on the case

Ian Wolfe as H. A. Carter, Sir Wilfrid’s chief clerk and office manager

Torin Thatcher as Mr. Myers Q.C., the Crown prosecutor

Norma Varden as Mrs. Emily Jane French, the elderly woman who was murdered

Una O’Connor as Janet McKenzie, Mrs. French’s housekeeper and a prosecution witness

Francis Compton as Mr. Justice Wainwright, the judge

Philip Tonge as Chief Inspector Hearne, the arresting officer

Ruta Lee as Diana, a young woman with a secret, watching the trial

Appearing in bit parts

Patrick Aherne as the court officer

Marjorie Eaton as Miss O’Brien

Franklyn Farnum as an old barrister

Bess Flowers as a courtroom spectator

Colin Kenny as a juror

Ottola Nesmith as Miss Johnson

J. Pat O’Malley as the shorts salesman

Jack Raine as Dr. Harrison, Sir Wilfrid’s doctor

Ben Wright as court clerk (the officer reading charges)

Sinopsis

Sir Wilfrid Robarts, un prestigioso abogado (barrister) se encarga de la defensa (defence) de Leonard Vole, una persona sin oficio ni beneficio, sospechoso del asesinato (murder) de una viuda rica, Mrs. French, a la que trata desde hace un tiempo, tras un encuentro casual y al que ha nombrado heredero (heir) en su último testamento (will).

El abogado acaba de ser dado de alta tras un ingreso hospitalario, de cuatro meses, después de sufrir un infarto. Sus médicos le han recomendado reposo y que sólo se dedique a sencillos casos civiles (“me han puesto a dieta blanda de casos civiles”) [1], sin la tensión emocional de difíciles casos penales.

Sir Wilfrid se encarga del caso Vole pese a la protesta de su enfermera particular, Miss Plimsoll y tras entrevistarse con la esposa alemana de Vole, Christine Helm, una extraordinaria mujer (a remarkable woman). Ésta puede proporcionar una coartada (alibi) para su marido, aunque renuncia a que testifique, por ser su esposa[2].

En el juicio la señora Helm es llamada como testigo de cargo (witness for the prosecution), del fiscal (public prosecutor) que pide la pena de muerte (capital punishment) para el acusado (defendant), al que le imputa (indictment) un asesinato. Una artimaña de ésta, utilizada como prueba final por el abogado defensor, inclina el veredicto del jurado (jury verdict) por la no culpabilidad (not-guilty): “Los miembros del jurado, están todos de acuerdo en su veredicto. ¿Encuentran al prisionero, Leonard Vole, culpable o no culpable?. Pregunta a la que el portavoz del jurado contesta: “No culpable, Señoría” [3] y [4].

Temas jurídicos

Son varios los aspectos y temas jurídicos apuntados en la película, referidos al Derecho inglés. Sin carácter exhaustivo cabe enumerar: la diferencia entre homicidio y asesinato; los tipos de abogados en Inglaterra y Gales (solicitors y barristers); el error judicial; la pena de muerte; la relación cliente-abogado; la figura del fiscal, del juez, del jurado; la práctica de las pruebas en el juicio oral; la declaración de testigos parientes, el perjurio o falso testimonio de testigos; el fraude de ley; la diferencia entre la verdad material y verdad judicial; la aplicación del principio non bis in idem.

Comentario cinematográfico

El guión se inspira en una obra teatral[5] de Agatha Christie (1890-1976), estrenada en Londres en el Winter Garden Theatre el 28 de octubre de 1953 y un mes antes en el Nottingahm Theatre.

Portada de la edición de Samuel French de la obra de teatro

La obra teatral está basada en un relato corto, con el mismo título, que publicó en Estados Unidos en 1948, junto con otros cuentos reunidos en The Witness for the Prosecution and Other Stories [6]. El cuento fue inicialmente publicado como Traitor’s Hands en “Munsey’s Magazine” en 1924 y en “Flynn’s”, una revista pulp semanal, en su número de 31 de enero de 1925. En 1933 el relato fue publicado con el título definitivo de Witness for the prosecution, en el Reino Unido en la colección de relatos titulada The Hound of Death [7].

   
Portada de la colección de relatos cortos. RBA. 2006 Portada de la colección de relatos cortos. Williams Morrow. 2011

Algunos críticos consideraran a “Witness …” como el mejor relato breve de Christie. La obra teatral (y la película) termina de modo diferente que el relato breve, con un giro inesperado.

[1] Sir Wilfrid: They’ve put me on a diet of bland civil suits.

[2] En Derecho procesal penal español la dispensa de la obligación de declarar de parientes está prevista en el art. 416.1 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal de 1882. Así, el cónyuge no está obligado a declarar en contra del su cónyuge procesado; el juez le debe advertir expresamente de esta dispensa.

[3] Clerk: Members of the Jury, are you all agreed upon your verdict. Do you find the prisioner at the bar, Leonard Vole, guilty or not guilty?. Foreman: Not guilty, my lord.

[4] En Derecho procesal penal español el veredicto del jurado en los juicios por jurado es de culpabilidad o de inculpabilidad (arts. 60, 67 y 68 de la Ley orgánica del Jurado de 1995).

[5] La obra teatral fue publicada en el Reino Unido por Victor Gollancz Ltd en 1954 en Famous Plays of 1954. El texto de la obra teatral, en inglés, ha sido publicado como Agatha Christie, Witness for the Prosecution. A play in three acts, Samuel French, NY, 2010, 114 p., que también realizó la primera publicación en los Estados Unidos en 1954.

[6] Dodd, Mead and Company, 1948. Una edición reciente, en inglés Williams Morrow, Harper Collins Publishers, NY, 2012, 272 pages; en esta edición en libro de bolsillo, el relato Witness for the Prosecution, tiene una extensión de veintiocho páginas, de la 1 a la 28. En español, la primera traducción es de C. Peraire del Molino Editorial Molino, reproducida por RBA Ediciones, Barcelona, 2006, 216 páginas. En esta edición, en libro de bolsillo, el relato Testigo de cargo, tiene una extensión de veintiséis páginas, de la 9 a la 35.

[7] Odhams Press, 1933, 252 p.

En la película hay una fijación temporal de los hechos. Leonard Vole conoce a Mrs. French el 13 de septiembre ¿de 1951?, día del cumpleaños de su mujer. El asesinato de Mrs. French se comete un año después, el 14 de septiembre de 1952 ¾aunque en el guión en una ocasión de dice cometido el 14 de octubre y en otra el 18 de septiembre¾. El juicio se desarrolla al mes siguiente, en cuatro sesiones (días). Sir Wilfrid lleva ejerciendo como abogado penalista treinta y siete años, desde 1915, junto a su fiel y leal oficial Carter, según afirma éste ¾también hay un baile en el número de años en el guión, pues Sir Wilfrid dice que son treinta y cinco años¾. Su ingreso hospitalario ha durado cuatro meses, tras el ataque al corazón. Leonard Vole y Christine Helm se conocen en Hamburgo en 1945.

Sir Wilfrid Robarts (Charles Laughton) en el Tribunal.

El papel central es el del viejo abogado, cascarrabias, amante de su profesión, del tabaco y del brandy; un abogado brillante y elocuente. Sir Wilfrid es el personaje de la película, frente al abogado serio del relato original, en el que se llama Mr. Mayherne. Laugthon fue nominado al Oscar como mejor actor secundario (¡!). El contraste con su rígida y prusiana enfermera, la actriz Elsa Lanchester (su mujer en la vida real) da mucho juego en la película. El juego del monóculo, el ascensor de escalera ¾que muestra al niño que conserva en su interior el sarcástico abogado¾, el apasionamiento en su trabajo, su encantamiento por la señora Helm, el paso del tiempo marcado por las pastillas contra la tensión, con las que juega sobre la mesa, el artificio de los dos termos de cacao y de brandy, el esconder los cigarros en el bastón hueco, las órdenes que imparte a sus colaboradores y secretarias, etc.

Sir Wilfrid Robarts (Charles Laughton) en el Tribunal.

Hay algunos comentarios misóginos en boca de Sir Wilfrid. Le dice a la enfermera que si fuera usted mujer le azotaría [8], o que no comprende que no haya más asesinatos causados por los sombreros femeninos, etc. Él engaña en su vida privada y es engañado como abogado: el zorro es engañado por el ardid de la bígama y astuta esposa.

Miss Plimsoll (Elsa Lanchester), Sir Wilfrid Robarts (Charles Laughton) y Carter (Ian Wolfe), en la Sala de togas del Tribunal.

Los personajes secundarios son magníficos con escenas inolvidables: la dicharachera y profesional enfermera Plimsoll, la malhumorada y quisquillosa sirvienta McKenzie, el fiel y simpático oficial Carter, el irónico y templado juez Wainwright.

Christine Helm (Marlene Dietrich) en el nightclub Die blaue Laterne, cantando I May Never Go Home Anymore, acompañada del acordeón.

En la película hay auto referencias. El papel de Marlene Dietrich representa a una Dietrich pura.

En el nightclub Die blaue Laterne, de Hamburgo, Christine canta I May Never Go Home Anymore. En el guión de la película se señala que canta Auf der Reeperbahn [nachts um halb eins].

[8] Sir Wilfrid: “If you were a woman, Miss Plimsoll, I´d strike you”.

Lola Lola (Marlene Dietrich) en Die blaue Engel (1930)

El nombre del club parece un homenaje a Marlene Dietrich, y a la canción Lili Marlen (“Vor der Kaserne vor dem großen Tor stand eine Laterne,…) y a su papel de Lola Lola en el “Ángel azul” (Der blaue Engel) de Josef von Sternberg (1930).

La película de vaqueros que Vole y Mrs. French ven en un cine y que propicia su segundo encuentro casual es Jesse James (“Tierra de audaces”) de Henry King (1939), en la que Tyrone Power interpretaba a Jesse James.

Cartel de la película Jasse James (1939)

El desarrollo del juicio es como una representación teatral, con el público asistente que ve lo que se dice en los estrados (escenario), desde el anfiteatro.

Christine Helm (Marlene Dietrich) en el witness box del Tribunal.

El semblante frío de Christine Helm, su acento alemán y su habla seca [9] parece denotar un cierto rechazo del público. En el relato breve de Agatha Christie de 1928, la nacionalidad de Romaine Heilger (nombre que cambia a Christine Helm en la película) era la austriaca y no alemana. Era la misma nacionalidad de Billy Wilder (1906-2002), que nació en Sucha, Polonia, durante el Imperio austrohúngaro y se crió en Cracovia, Viena y Berlín, hasta que con el ascenso del nazismo tuvo que huir de Alemania por su ascendencia judía. El cambio del nombre de Romaine a Christine parece un homenaje a Agatha Christie; repárese en el parecido fonético y gráfico entre Christine y Christie.

Los dos flash-back de la película son muy oportunos. El de la tienda de sombreros en Oxford Street, con un juego de escena muda está muy logrado, la escena del encuentro en la sala de cine entre Mrs. French y Leonard Vole y sus visitas a su casa, permiten dibujar un Vole amable, cortés con las señoras, simpático, con don de gentes, incapaz de matar a una mosca, que no parece que engañe a Mrs. French, aunque a quién no engaña es la señora McKenzie, su ama de llaves.

Christine Helm (Marlene Dietrich) con el sargento de la RAF Leonard Vole (Tyrone Power) en su casa en Hamburgo: Christine: “It is a pleausure to do business with you”.

El verdadero carácter de Leonard Vole se apunta en las escenas retrospectivas de Hamburgo, en las que se aprovecha de una pobre artista, que no tiene ni café ni azúcar y que él le proporciona, junto a otros alimentos de primera necesidad (bacon, huevos dehidratados, galletas, mermelada) , dada su condición de militar británico de la RAF destinado en la ciudad alemana y que en 1945 sólo era posible encontrar en el mercado negro.

Es indudable que Wilder juega con sus actores y con los espectadores, con la solución final que en parte ya está en el relato inicial de Agatha Christie y después con un final más “justiciero” en la versión teatral, de la que beben los guionistas de la película.

Cinematográficamente la película reúne rasgos de comedia, drama y suspense, amén de ser una gran película “de juicios”, que mantiene en todo momento el interés por la viveza e ingenio de los diálogos.

La mentira, el engaño, el fingimiento y la dificultad para encontrar la verdad es una de las ideas que están en el trasfondo de la historia narrada.

[9] She speaks crisply, and with a slight German accent.

Sir Wilfrid Robarts (Charles Laughton), Leonard Vole (Tyrone Power) y Mr. Mayhew (Henry Daniell) en el despacho de Sir Wilfrid.

La acción se desarrolla en el despacho y antedespacho (office/chambers) y vivienda de Sir Wilfrid, en un edificio en el Lincolln’s Inn, la escalera y el dormitorio de la vivienda; en la prisión de Londres; en la sala de vistas número 1 del Tribunal Penal Central en Londres, y en la sala de togas (robing room) en el Palacio de Justicia; en la cafetería de la estación de trenes de Euston, en Camden, Londres.

Leonard Vole (Tyrone Power) y Mrs. French (Norma Varden) en la puerta de la sombrerería en Oxford Street.

En los flash-back aparece un sombrerería en Oxford Street de Londres, una sala de cine, la vivienda de Mrs. French en Hampstead; un club nocturno en Hamburgo y la infravivienda de Christine en la bombardeada ciudad alemana.

El sigilo sobre el giro final se alentó publicitariamente. Los productores pidieron que no se contase el desenlace. Sobre los títulos de crédito finales se formula el siguiente ruego: “La gerencia de la sala les ruega que para la diversión de los amigos que no han visto todavía la película que no cuentan el final” [10].

En el guión, las diez últimas páginas se entregaron separadas del resto del texto, con la advertencia de que “las 10 páginas finales de este guión no serán divulgadas debido a la sorpresa final. […]. Ningún resumen de esta historia que revele su conclusión está permitido con ningún propósito. Por favor, agregen estas páginas a su copia del guión de Testigo de cargo, fechado el 10 de junio de 1957. Ningún resumen o publicación de esta parte del guión está permitida” [11].

La película tuvo en 1957 seis candidaturas a los Oscar: mejor película, actor (Charles Laughton), actriz de reparto (Elsa Lanchester), director, sonido y montaje.

Comentario jurídico

Algunos símbolos de la Justicia están representados en la película.

La pompa y circunstancia de las sesiones del juicio (trial) en la sala de vistas del Tribunal Central Penal de Inglaterra y Gales (Central Criminal Court) de Londres, conocido como Old Bailey está reflejada con exactitud.

Sala de vistas (courtroom) en Old Bailey.

Al inicio de la película, con la sobreimpresión de los títulos de crédito, se ve la solemne entrada de las autoridades judiciales y de los oficiales: “Todo el mundo en pie. Una puerta se abre y entra solemnemente la comitiva judicial: el sheriff, el marshal de la Ciudad, el portador del Mazo, el portador de la Espada, el Intendente y finalmente, el Juez. […]. El portador de la Espada coloca la espada, boca arriba, encima de la silla central” [12]. El juicio está presidido simbólicamente por la Reina. Obsérvese que la silla central del tribunal está vacía y el juez se sienta en una cátedra a la izquierda de dicho asiento central[13].

En el estrado el magistrado, el fiscal y el abogado defensor y sus abogados colaboradores visten las court dress, las togas (gowns/robes) y cubren sus cabezas con las pelucas (wigs) [14].

La sala de vistas (courtroom number 1) es un escenario construido en los estudios de la Metro-Goldwyn-Mayer, en Culver City, Los Ángeles, California, USA. Reproduce con exactitud, y a escala real, una sala (law court/courtroom) del Palacio de Justicia londinense, con la distribución del estrado (stand/raised platform), la mesa presidencial del juez (bench), la mesa del secretario judicial (court clerk), la silla para los declarantes (witness box/witness stand), la posición del fiscal y del abogado defensor[15], el banquillo de los acusados (dock), los asientos de los jurados (jury box), con espacios acotados y a diferentes niveles; el estrado está separado del espacio para el público en la sala por una barrera física, una barandilla de madera (barrier), además de la tribuna elevada (gallery). El decorado se dice que costó 75.000 dólares[16].

[10] “The management of this theatre suggets that for the greater entertainment of friends who have not yet seen the picture you will not divulge to anyone the secret of the ending”.

[11] “The final 10 pages of this script will not be iussed generally because of the nature of the surprise finish. […]. No synopsis of this story which reveals its conclusion is permitted for any purpose whatsoever. Please add these pages to your copy of the script of Witness for the Prosecution, dates June 10, 1957. No sypnosis or publication of this part of the script is permissible”.

[12]  Every stands. A door opens and the Judicial procession solemnly enters: the Sheriffr, the City Marshal, the Mace-Bearer, the Sword-Bearer, the Lord Mayor, and finally, the Judge. […]. The Sword-Bearer affixes the Sword, point upmost, above the central chair.

[13] En el Derecho español la justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey por jueces y magistrados integrantes del poder judicial (art. 117 de la Constitución de 1978 y art. 1 de la Ley orgánica del Poder Judicial de 1985).

[14] Que equivalen a nuestros birretes y togas (caps and gowns), aunque el uso del birrete en las vistas se ha perdido en España. Recordemos que el art. 37 del Estatuto general de la Abogacía española (Real Decreto 658/2001, de 22 de junio) dispone: 1. Los abogados comparecerán ante los Tribunales vistiendo toga y, potestativamente, birrete, sin distintivo de ninguna clase, salvo el colegial, y adecuarán su indumentaria a la dignidad y prestigio de la toga que visten y al respeto a la Justicia. 2. Los abogados no estarán obligados a descubrirse más que a la entrada y salida de las Salas a que concurran para las vistas y en el momento de solicitar la venia para informar.

[15] En España la posición de los abogados en relación con el tribunal, en las salas de vistas, está regulada en el Estatuto general de la Abogacía, en su art. 38, que dispone: 1. Los abogados tendrán derecho a intervenir ante los Tribunales de cualquier jurisdicción sentados dentro del estrado, al mismo nivel en que se halle instalado el Tribunal ante quien actúen, teniendo delante de sí una mesa y situándose a los lados del Tribunal de modo que no den la espalda al público, siempre con igualdad de trato que el Ministerio Fiscal o la Abogacía del Estado. 2. El letrado actuante podrá ser auxiliado o sustituido en el acto de la vista o juicio o en cualquier otra diligencia judicial por un compañero en ejercicio, incorporado o cuya actuación haya sido debidamente comunicada al Colegio. Para la sustitución bastará la declaración del abogado sustituto, bajo su propia responsabilidad. 3. Los abogados que se hallen procesados o encartados y se defiendan a sí mismos o colaboren con su defensor usarán toga y ocuparán el sitio establecido para los letrados.

[16] La reproducción en el estudio de la sala de vistas se debe al escenógrafo Alexander Trauner.

Estatua Dama de la Justicia de F. W. Pomeroy, en la cúpula del Central Criminal Court of England and Wales.

La cúpula del edificio Old Bailey está coronada por una estatua de bronce de la Dama de la Justicia, realizada por el escultor británico Frederick William Pomeroy en 1905-1906. Sostiene una espada en la mano derecha y la balanza de la justicia en la izquierda y no tiene vendados los ojos. En la película un trabajador está limpiando la balanza y la espada de la estatua, quizás un símbolo del estado de la Justicia.

La balanza aparece como un adorno en una de las paredes del despacho de Robarts. Una frase de éste marca la tesis de la película: Sir Wilfrid recrimina a Vole “Usted ha hecho mofa de las leyes inglesas […]. La balanza de la Justicia puede a veces inclinarse, pero al final siempre se nivela. Pagará la culpa” [17]. La frase que no aparece en el guión original, en el que se lee, “todavía hay tribunales en Inglaterra. No ha pasado por ellos todavía. Usted pagará de algún modo. Le colgarán” [18].

Mr Justice Wainwright (Francis Compton).

El personaje del magistrado, Justice Wainwright, es un logro. Tiene un fino humor e ironía (por ejemplo, los comentarios en la declaración testifical de la ama de llaves de Mrs. French, Janet McKenzy), templanza y soltura en la dirección de la vista. Es curioso que no utiliza un mazo (gavel), sino el lapicero para establecer orden en la sala, golpeando con firmeza sobre su mesa. Su carácter queda resaltado cuando admite un precedente en el que se revoca una decisión previa suya (I did? – catching himself) sobre la admisión de una prueba testifical y documental final, reabriendo el caso, cuando el fiscal ya iba a pronunciar su informe final o conclusiones (final speech/address) [19]. Su tratamiento por el fiscal y el abogado defensor es My lord o Lordship.

Leonard Vole (Tyrone Power) y el solicitor Mr. Mayhew (Henry Daniell) en el despacho de Sir Wilfrid.

También queda reflejada la diferencia entre los solicitors y los barristers. El solicitor asesora al investigado en la fase de instrucción, pero el barrister es el encargado de defenderlo en el juicio, ante el tribunal. Solicitor y barrister trabajan conjuntamente en la preparación de pruebas, pero la defensa procesal sólo es del barrister, aunque asesorado y asistido por el solicitor.

En la versión en español de la película, el solicitor, Mr. Mayhew, es traducido como “procurador”. El procurador español es el representante procesal de la parte[20], es un profesional con unas funciones jurídicas diferentes al solicitor inglés.

Sir Wilfrid Robarts (Charles Laughton), Mr. Brogan-Moore (John Williams) y Christine Vole (Marlene Dietrich) en el antedespacho de Sir Wilfrid, al pie de la escalera interior.

Los solicitors se agrupan en la Law Society y los barristers en uno de los cuatro tradicionales Inns of Court (Lincoln´s Inn, Inner Temple, Middle Temple y Gray´s Inn). En el despacho de Sir Wilfrid, Mr. Mayhew deja claro que él es un solicitor mientras que Sir Wilfrid es un barrister y sólo los barristers pueden actuar ante los tribunales en juicio[21].

El solicitor Mr. Mayhew recomienda a Vole que contrate los servicios del barrister Sir Wilfrid. Aquél, alaba la competencia profesional de éste: Mayhew –“Tranquilo señor Vole, le dejo en manos del mejor y más experimentado abogado de Londres” [22]. Sir Wilfrid es un Queen´s Counsel (Q.C.).

El despacho (y la vivienda) de Sir Wilfrid está en el Lincolln’s Inn. En las primeras escenas, su Rolls Royce, cuando vuelve del hospital con su enfermera, atraviesa el arco del Lincolln’s Inn (the Gate of Lincolln’s Inn). En el mismo edificio tiene su despacho (chambers) Mr. Brogan-Moore.

[17] Sir Wilfrid: The scales of Justice may tip one way or another, but ultimately they balance out. You’ll pay for this.

[18] Sir Wilfrid: “There are still courts in England. They’re not through with you yet. You’ll pay for this somehow. They‘ll hang you”.

[19] En el Derecho procesal español el informe final está regulado en los arts. 734-740 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal de 1882. El desarrollo del juicio oral en juicios ante tribunal de jurado está regulado en los arts. 42-66 de la Ley orgánica del Jurado de 1995.

[20] Art. 26 de la Ley de Enjuiciamiento Civil de 2000 y art. 768 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal de 1882.

[21] Mr. Mayhew: “Only a barrister can actually plead a case in court”.

[22] Mr. Mayhew: Relax, Mr. Vole. I am putting you in hands of the finest and most experienced barrister in London”.

The Gate of Lincolln’s Inn.

La pasión y la dedicación del abogado hacia su trabajo y la defensa de su cliente queda patente en la película. Sir Wilfrid llega a arriesgar su salud por la defensa de su cliente y de su inocencia, en la que cree, pese a carecer de coartada (alibi) y de tener un móvil (“ochenta mil libras esterlinas con una móvil atractivo”, afirma Sir Wilfrid) [23] para cometer el crimen. Incluso acepta la defensa de Vole pese a que éste le confiesa que no podrá atender sus honorarios [24].

Otro aspecto destacable es que la película refleja el trabajo en equipo: el abogado principal, Sir Wilfrid, es acompañado por Brogan-Moore, abogado junior en el juicio y por H. A. Carter, su fiel oficial, cual escudero de un caballero andante de la defensa.

También hay que reseñar la cortesía y el mutuo respeto entre el fiscal y el abogado defensor, que es felicitado por su colega al final del juicio.

El fiscal (the Crown prosecutor) Mr. Myers ha sido incisivo durante todo el juicio. Los testigos presentados son el inspector jefe de la policía Hearne, la ama de llaves McKenzie, y, por último, la mujer de Vole, Christine, como testigo de cargo.

El primer testimonio de Christine es incriminatorio para Leonard. Es advertida por el fiscal de las consecuencias jurídicas del perjurio (perjury) [25] y [26]. Las preguntas del fiscal Mr. Myers son directas y sólidas.

El fiscal es presentado como un gran profesional cuando Sir Wilfrid advierte a Vole en su despacho que “el fiscal le bombardeará con su más potente artillería” [27].

Hay que recordar que en el Derecho inglés el fiscal ostenta el monopolio de la acusación penal; no existe la posibilidad de una acusación particular, como en el Derecho procesal penal español[28].

En el desarrollo de los interrogatorios hay protesta (serious objection) de algunas preguntas o sobre la intervención de algunos testigos, por no preguntarles sobre hechos, sino pedirles opiniones o formular conjeturas.

Otras pruebas de la acusación son una chaqueta de Vole, manchada de sangre y el arma del delito, un cuchillo de cocina. Son piezas de convicción que se introducen durante el interrogatorio del inspector de policía.

Janet McKeinze (Una O’connor)) en la witness box en el Tribunal sdurante su declaración como testigo.

En la defensa, Sir Wilfrid intenta introducir algunas dudas para que sean valoradas por el jurado. Así, la falta de análisis de la sangre del acusado [29], los problemas auditivos del ama de llaves McKenzie, su animadversión hacia Vole; intenta sembrar dudas sobre la sinceridad de la señora Vole o si es una mentirosa, dado el cambio de versión en el juicio respecto a lo mantenido previamente. Sir Wilfrid dice: “la cuestión es saber si mintió entonces, si está mintiendo ahora o si es usted una embustera habitual y crónica (patológica)” [30].

[23] Sir Wilfrid: “Eighty thousand pounds makes for a very handsome motive”.

[24] Vole: “This morning I had no lawyers at all – now I suddenly have three lawyers […] I won´t be able to pay all the costs and fees. Sir Wilfrid: Don´t worry – we´ll get a fourth lawyer to sue you”.

[25] Myers: “Mrs. Helm, I presume you know the meaning of the English word ‘perjury’. In German, the word es ‘Meineid’. Christine: Yes – Meineid – it means to swear falsely under oath.

La fórmula del juramento judicial es la siguiente: Christine: “I swear by Almighty God that the evidence that I shall give shall be the truth, the whole truth and nothing but the truth”.

[26] En el Derecho penal español el perjurio está tipificado como delito de falso testimonio (arts. 458-462 del Código Penal de 1995).

[27] Sir Wilfrid: “The prosecution will blast him their heaviest artillery”.

[28] En Derecho penal procesal español además de la intervención del Fiscal, cabe la acusación particular y la acusación popular (arts. 100-117 y art. 773 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal de 1882 y art. 125 de la Constitución).

[29] En la versión original en inglés y en el guión el grupo sanguíneo de Mrs. French y de Vole es el “O”. En el audio en español, el grupo sanguíneo pasa a ser el “A”.

[30] Sir Wilfrid: “Now today you have told us a new story entirely. The question is, Frau Helm, were you lying then, are you lying now, or are you not, in fact, a chronic and habitual liar!”.

Christine Helm (Marlene Dietrich) revela a Sir Wilfrid Robarts (Charles Laughton), la verdad una vez terminado el juicio.

Al actuar ante un jurado, Sir Wilfred no pregunta nada a su cliente (sólo su nombre, su dirección y si es autor del asesinato del que es acusado). Deja que sea el fiscal el que le pregunte para que pueda explicar los hechos. Considera que el jurado no valorará los mismos hechos expuestos a preguntas de la defensa o del fiscal.

Recordemos que es un juicio ante jurado (trial by jury) por ser un delito de asesinato. Al igual que en la legislación inglesa, en la española, de la causa conocería el tribunal del jurado[31].

Sir Wilfrid Robarts (Charles Laughton) muestra una carta a Christine Helm (Marlene Dietrich), escrita en papel azul, clave en el resultado final del juicio.

La prueba final se practica cuando ya había concluido el periodo probatorio[32]. En principio en el Derecho inglés no cabe reabrirlo, salvo alguna circunstancia excepcional. En el caso esa circunstancia es el conocimiento de unas cartas, después de cerrarse la fase probatoria que pueden ser determinantes para la decisión final, por lo que Sir Wilfrid llama a declarar como testigo a Christine. Se opone el fiscal, pero el abogado defensor, Sir Wilfrid alega cuatro precedentes (precedents), uno de ellos en el que participó como fiscal el propio juez, como ya hemos señalado. Finalmente, el juez Wainwright reabre la fase probatoria, que es una testifical y también queda sobrentendido que se practica una prueba documental (las cartas).

Leonard Vole (Tyrone Power) nervioso en el banquillo de los acusados (dock).

De esta prueba se deriva un veredicto de no culpabilidad. En el juicio se fija una verdad procesal o formal, se construye una realidad creíble, que no coincide con la verdad material, con lo que en realidad sucedió.

Sir Wilfrid, el jurado y el juez han sido engañados. El abogado rechaza la falta de respeto a la ley y lamenta que Christine no haya confiado en su pericia profesional para defender la inocencia de Vole [33].

La confianza en el imperio de la ley (rule of law) se muestra con ironía en el siguiente diálogo: Vole dice: Pero estamos en Inglaterra. ¿Nadie es arrestado o condenado por algo que no ha hecho?. Sir Wilfrid contesta que “Intentamos que no se convierta en una costumbre” [34].

La crítica a la pena de muerte, por su carácter irreversible en caso de error es manifestada por Vole a Sir Wilfrid a continuación, al citar un error judicial respecto a un preso que había permanecido en la cárcel indebidamente durante ochos años[35].

El principio non bis in idem es conocido por Vole cuando le dice a su abogado Sir Wilfrid, tras ser declarado no culpable y descubrirse la treta: “He sido juzgado y declarado no culpable y no puedo ser juzgado otra vez. Es la ley, y Usted lo sabe”  [36].

En España, tanto el Tribunal Constitucional como el Tribunal Supremo, consideran que la excepción de cosa juzgada es una consecuencia inherente al principio non bis in idem (implícito en el art. 25 de la Constitución), a la seguridad jurídica (art. 9.3), y a los principios de legalidad y tipicidad de los delitos. El principio non bis in idem es un derecho fundamental del juzgado o del condenado, que impide juzgar y castigar dos veces por un mismo delito, cuando existe identidad subjetiva, objetiva y de la causa de pedir.

[31] Art. 1.1.a) y 2.a) de la Ley orgánica del Jurado de 1995, en relación con los arts. 139-140 del Código Penal de 1995. Art. 125 de la Constitución de 1978.

[32] En el Derecho procesal penal español la práctica de las pruebas en el juicio oral está regulado en los arts. 688-731 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal de 1882.

[33] Sir Wilfrid: My dear – could you not have trusted me? – worked with me truthfully and honorably? – we would have won.-  Christine: I could not run that risk. You see, you thought he was innocent.-  Sir Wilfrid: And you knew he was innocent. I understand.-  Christine: No, Sir Wilfrid, you do not understand at all (after a beat). I knew he was guilty.-  Sir Wilfrid: What? (stunned disbelief) No! That can´t be true. No!

[34] Vole: But this is England. You don’t get arrested or convicted for something you haven’t done?. Sir Wilfrid: We try not to make a habit of it.

[35] Vole: “But what if it had been murder? What if he had been hanged? How would they restore him to his normal life then?”.  Tensión que reduce Mayhew con flema británica: “Really, Mr. Vole, you musn’t take such a morbid point of view”.

[36] Vole:”You got me off, and I can’t be tried again. That’s the law, and you know it”.

Otras adaptaciones

La obra de Agatha Christie ha tenido otras adaptaciones en cine y en televisión. En 1949 por la BBC en una producción de televisión. En 1953 CBS grabó una representación teatral en directo para la serie de televisión Lux Video Theatre.

Cartel del telefilm de la CBS. 1982

Un remake televisivo fue producido por la CBS en 1982, de noventa y siete minutos de duración, bajo la dirección de Alan Gibson, y protagonizada por Ralph Richardson, Deborah Kerr, Beau Bridges. La acción se desarrolla en Londres en 1954.

Esta versión se ajusta con mayor fidelidad al relato breve de Agatha Christie; por ejemplo, incluye la escena en la que Sir Wilfrid (rebautizado como Sir Wilfred) se encuentra con la mujer de la cicatriz en un apartamento del barrio chino de Londres, en lugar de encontrarse con ella en la estación de Euston, como en la versión de Wilder.

Cartel de la obra de teatro en el County Hall de Londres. 2018

En 2016 se ha realizado una nueva adaptación en una miniserie para televisión, producida por la BBC, de dos episodios, de ciento veinte minutos de duración, dirigida por Julian Jarrold y protagonizada por Toby Jones, Kim Cattrall, Andrea Riseborough, Billy Howle. Está basada en el relato breve original y mantiene el final de éste. En esta adaptación la acción se desarrolla en Londres en 1923.

Portada de una edición de los relatos, con las fotos de los actores de la miniserie para televisión de la BBC. 2016

La versión teatral fue representada en Nottingham y Londres, en 1953, dirigida por Wallace Douglas y en Broadway, en 1954, dirigida por Robert Lewis.

En España se estrenó el 10 de enero de 1956 en el Teatro Infanta Isabel, de Madrid, con traducción de Luis de Baza, con la realización, montaje y dirección de Arturo Serrano, e interpretada por Irene Caba, Antonio Armet, Cándida Losada y Ángel Lafuente[37].

Cartel de la obra de teatro en el Teatro Muñoz Seca de Madrid. 2012

[37] Vid. la crítica de Alfredo Marquerie publicada en el «ABC» (Madrid), el 14 de enero de 1956, p. 39.

El 28 de noviembre de 2012, se estrenó en el Teatro Muñoz Seca, de Madrid, el montaje de la obra teatral, protagonizada por Manuel Galiana, Paca Gabaldón, Lara Dibildos, Luis Fernando Alves, Iker Lastra, Voro Tarazona, Óscar Zautúa, Mónica Soria, Jorge San José y Óscar Olmeda, bajo la dirección de Javier Elorrieta Pérez de Diego.

En abril de 2014, se representó la obra en el Guildhall de York por la compañía Theatre Mill, dirigida por Samuel Wood, con David Bowen, Rachel Logan, Andrew Dowbiggin, Adam Olmos y Clive Moore. En 2018 se está representando la obra en Londres en el County Hall dirigida por Lucy Bailey.

En 2016 la Fox ha anunciado que quiere producir una nueva versión fílmica, dirigida por Ben Affleck, en la que éste interpretaría a Leonard Vole.

Aunque en realidad, más que una adaptación, lo que esperamos es el juicio de Christine Helm tras “ejecutar” a Vole, defendida por Sir Wilfrid, como anuncia a Carter: “We are appearing for the defense in the trial of Christine Vole”. Al asumir Sir Wilfrid la defensa de una nueva inculpada éste muestra su honradez profesional, para defender, con la ley y ante un tribunal, a una persona que no ha respetado ni la ley ni al tribunal y, pese a que el brillante abogado ha sido engañado por una mujer inteligente y más astuta que “Wilfrid, el zorro” (Wilfrid, the fox).

Foto promocional de Marlene Dietrich en el personaje de Christine Helm, cantante del nightclub Die blaue Laterne, acompañada del acordeón, con el pantalón roto por un soldado. FIRST DRUNKEN SOLDIER: Hey, Fraulein show us some leg!

Bibliografía

Christie, Agatha: Testigo de cargo, Barcelona, RBA, 2006, pp. 9-35.

¾: Witness for the Prosecution and Other Stories, New York, Williams Morrow, Harper Collins Publishers, 2012, pp. 1-28.

¾: “Witness for the Prosecution” en Fred R. Shapiro y Jane Garry, Trial and error. An Oxford Anthology of Legal Stories, New York, Oxford University Press, 1988, pp. 157-174.

¾: Witness for the Prosecution. A play in three acts, New York, Samuel French, 2010, 114 p.

Fuente Soriano, Olga: “Testigo de cargo y verdad procesal” en Alfonso Ortega Giménez y Purificación Cremades García: Cine y Derecho en trece películas, San Vicente-Alicante, Editorial Club Universitario, pp. 151-164.

Payan, Miguel Juan y Mena, José Luis: Todo el cine de abogados y juicios, Granada, Cacitel, 2010, pp. 199-200.

Pérez Morán, Ernesto y Pérez Millán, Juan: Cien abogados en el cine de ayer y de hoy, Salamanca, Ediciones Universidad Salamanca, 2010, pp. 99-101.

Rivaya, Benjamín y De cima Pablo, Derecho y cine en cien películas. Una guía básica, Valencia, Tirant lo Blanch, 2004, pp. 216-219.

Soto Nieto, Francisco y Fernández, Francisco J.: Imágenes y Justicia. El Derecho a través del cine, Madrid, La Ley, 2004, pp. 305-318.

Wilder, Billy, Kurnitz, Harry y Marcus, Larry: Witness for the Prosecution. Script, 1956 (mecanografiado, 143 p.).